Cacao en Puerto Rico (Parte Dos)

Chocolate orgánico como una alternativa

A pesar de vivir en un mundo que mayormente consume por marcas y elaboración en masa, existe un sector del país que como respuesta a esto deciden optar por productos de comercio justo y orgánico. Es aquí que entra el tema de la segunda parte de este reportaje, ya que analizamos el cultivo de chocolate orgánico como alternativa y empujón hacia un futuro “chocolate boricua”. Gracias a nuestros amigos de La Chiwinha que hace unos meses nos
concedieron una entrevista, pudimos saber un poco más de lo que es el comercio justo y que rol juega el chocolate en el mismo. En resumen, el comercio justo es un movimiento global de comercio con conciencia, que le da el poder y el crédito al agricultor y valora la autenticidad y pureza de los productos; de aquí que los comestibles sean orgánicos.
Hay un hilo que une el artículo pasado con éste. Karla, dueña del espacio en la calle González en Río Piedras concuerda con Martínez en que definitivamente ha habido un abandono de la agricultura en general en Puerto Rico. El país ha perdido la cultura e historia de cosechar el azúcar y lentamente la del café está cambiando; ya no es lo que era.

Hablando sobre el cacao, como alternativa Karla nos explica sobre las cooperativas de cultivo de cacao que existen en varios países de Africa y Centro y Sur América. Se trata de la unión de varios agricultores independientes que se asocian a través de una cooperativa, venden el cacao a una chocolatera que procese cacao de comercio justo o se crea dicha chocolatera. De hecho, como el cacao crece de manera parecida al café de sombra, se podrían hacer fincas mixtas de cacao y de café de una vez. Los beneficios de estas asociaciones existen en el que los productores reciban más de lo que hubieran recibido de haber hecho negocios de la manera convencional.

Cooperativa en Waslala, Nicaragua

Al preguntar si es una alternativa viable el chocolate orgánico y de comercio justo en Puerto Rico, Karla nos explica que existe un pequeño segmento del mercado de consumidores con conciencia que consumería el chocolate orgánico de aquí. El mercado existe y existiría, solo que a pequeña escala. Los movimientos de agricultura orgánica son una alternativa viable y existente, pero necesita el apoyo de todos.


Me parece que este es un segmento de TFJ que va a estar por un bueno tiempo, en lo que seguimos explorando una tercera parte que intente hablar sobre un interés extranjero de cultivar cacao en el país.



One Comment

  1. gravatar Anonymous says:

    mi nombre es julio e rivera vivo en villalba me gustaria tener mayor conosimiento de el cultibo y a cuantos pies de altura del mar seria bueno si tiene un masimo o un minimoy rockoroach@hotmail.com

Sociable